Individuals

Back
empresafamiliar

La empresa familiar, motor económico del país

Redacción

En España hay más de 1,1 millones de empresas familiares que dan empleo a más de 6 millones y medio de trabajadores

5 Min reading

Ahí va una pregunta sencilla: ¿en qué se parece tu marca preferida de moda, el hotel de vacaciones de la playa o el supermercado de la esquina a la pequeña cafetería en la que has desayunado esta mañana? No busques una respuesta compleja: probablemente sean empresas familiares.

 

La empresa familiar constituye el motor de la economía española.  Hablar de estos negocios es referirse a miles y miles de sociedades (la mayoría diminutas), que componen el tejido productivo de nuestro país. En concreto, son más de 1,1 millones en España, la mayoría identificables en nuestro entorno cercano.

 

Bastan unas pocas cifras para justificar su importancia y sustentar la afirmación de que las empresas familiares constituyen una de las principales bases de la economía española.

 

Trasladamos aquí algunos datos extraídos del Barómetro Europeo de la Empresa Familiar, elaborado por KPMG, y del informe Radiografía de la empresa familiar, del Instituto de Empresa Familiar:

  •  El 89% de las empresas de España  son de origen y/o  gestión  familiar.
  • Generan el 67% del empleo privado; es decir, 6,6 millones de trabajadores cobran su nómina de ellas.
  • Originan el 57% del Producto Interior Bruto.
  • Tres de cada cuatro empresas familiares han incrementado la facturación en 2018
  •  El 64% ha ampliado la plantilla este año

 

Estos datos, por sí mismos, podrían servir para ofrecernos unas perspectivas del valor y la función que realizan estas empresas que sostienen sobre sus hombros una buena parte de la generación de la riqueza nacional.

 

Valores de la empresa familiar

 

Al  inicio de este artículo nos preguntábamos en qué se parece una gran marca de moda a la cafetería en la que habíamos desayunado hoy y señalábamos que, probablemente, ambas sean empresas familiares pero con perfiles muy distintos, con modelos de gestión completamente diferentes y con problemas en las antípodas en uno y otro caso. Y entre medias, miles y miles de negocios de origen familiar. Cada uno con sus circunstancias, sus fortalezas y sus debilidades.

 

A pesar de ello, todas estas empresas comparten (al menos cuando nacieron, en los casos en los que, con el tiempo, se transformaron en grandes corporaciones empresariales) los mismos valores y retos: el espíritu emprendedor, la cercanía, el liderazgo (entendido de diferente modo en cada caso, claro), el arraigo, el empleo, el esfuerzo por aumentar la facturación, el compromiso, la continuidad… Para los fundadores, sus negocios suelen ser algo más que su fuente de ingresos: son su vida y la vida de sus familias.

 

En párrafos anteriores quedan reflejadas las señas de identidad de ese núcleo económico y social que son las empresas familiares españolas. Detrás de ellas siempre hay unos nombres y apellidos de los fundadores o sus herederos, que idearon un negocio cercano, que echaron raíces en un entorno a base de sacrificio, que generaron puestos de trabajo, que buscaron la calidad,  resultados económicos y éxito que les asegurase su continuidad y su hoja de ruta.

 

Relevo generacional

 

He aquí uno de los principales desafíos de las empresas familiares. En prensa hemos leído titulares como: “El 80% de las empresas familiares no llegan a la tercera generación”. “Sólo el 7% de las empresas familiares son gestionadas por la tercera generación”. “El 70% de las empresas familiares mueren en la transición de la primera a la segunda generación”.

 

El reto de la sucesión es clave y, por ello, las empresas familiares están preocupadas en planificar el relevo generacional, atrayendo a directivos no familiares, renovando a los seniors y garantizando la competencia del sucesor. En este sentido, instituciones como el BEI (Banco Europeo de Inversiones), a través de acuerdos con entidades financieras, promueven la continuidad de este tipo de empresas apoyando el relevo generacional mediante fondos y líneas de financiación específicas para ello.

 

Esta preocupación por el relevo generacional va unida al esfuerzo constante por seguir siendo competitivas, mediante la profesionalización, la permanente innovación tecnológica e industrial, el incremento de dimensión, la internacionalización o el acceso a la financiación.

 

Temor a endeudarse

 

Las asociaciones que representan a las empresas familiares señalan el temor de este colectivo a solicitar crédito y argumentan que su propio patrimonio estaría en juego.  No obstante, cabe recordar que existe una amplia oferta en el mercado de microcréditos, préstamos para constitución de primeras empresas, líneas de financiación a través de convenios con organismos como el ICO, etc.

 

Y es que, nunca ha habido una oferta financiera tan variada y ventajosa  para los pequeños emprendedores como la que existe en estos momentos.

Para dar respuesta a sus fortalezas y debilidades, las empresas familiares y sus asociaciones están haciendo grandes esfuerzos en el campo de la formación para garantizar el éxito en la gestión.

 

Las empresas familiares se están asociando, se están asesorando, están compartiendo experiencias. Están aprendiendo modelos de gobernanza y tratan de que las nuevas generaciones puedan tomar con garantía de éxito las riendas de los negocios.

 

También se están abriendo a la sociedad. Están divulgando su trabajo y hacen proselitismo de su labor. Por ejemplo, en Castilla y León han creado un proyecto para dar a conocer su actividad en los colegios, mostrando sus valores y enseñando a emprender. Unos 1.000 escolares de 18 escuelas oirán hablar en los próximos meses de empresas familiares. ¿Creando nuevas vocaciones? Seguro.

 

También en esta región la Asociación Empresa Familiar concede todos los años unos galardones para  reconocer y dar visibilidad a su labor.  Y a nivel nacional, existe el Instituto de Empresa Familiar (IEF) que promueve la importancia de este tipo de empresas como fuente generadoras de riqueza y empleo.

 

En definitiva: un millón de empresas familiares en nuestro país. Un millón de afanes cotidianos.  Un millón de desafíos. Un millón de historias dignas de elogio. Un millón de casos merecedores de un premio. Un millón de enseñanzas.

 

Unicaja Banco S.A., the website owner, uses its own and third-party cookies in order to: measure the volume of visitors its website and interactions with its users, create behavior profiles of these users and personalise information the user sees on the website. The user can accept or reject all cookies by clicking the "Change settings" link.

This page is only available in Spanish

Close