Mifid, ¿Qué es?

Te contamos todo sobre la normativa europea encargada de defender al consumidor.

La normativa MIFID es una normativa europea dirigida a la defensa del consumidor. Su significado es Markets in Financial Instruments Directive (Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros) y está enfocada a la regulación de la prestación de servicios de inversión para todos los países miembros de la Unión Europea.

 

Esto implica que toda entidad financiera que prestan servicios de inversión  están obligadas a adecuar la información sobre sus productos e instrumentos a las cláusulas que integran este conjunto de recomendaciones con carácter inmediato.

 

De este modo, se plantea una mayor transparencia y eficiencia de cara a la relación entre entidades y sus clientes.

 

La directiva entró en vigor el 1 de noviembre de 2007 y desde el 3 de enero de 2018 se introducen novedades normativas conocidas como MIFID II.

 

¿Para qué sirve la normativa MIFID?

 

Los objetivos de la normativa MIFID están dirigidos a la protección del inversor, para que este comprenda el producto que va a contratar y conozca el riesgo de dicha inversión, adoptando decisiones de inversión en consecuencia.

 

La naturaleza de la directiva europea es también la de aumentar la transparencia y fortalecer el marco regulador de los mercados que prestan servicios financieros.

 

Así mismo, aborda ámbitos no regulados hasta ahora para garantizar que los Organismos Supervisores cuenten con las competencias necesarias para desempeñar su cometido.

 

Para mejorar la protección del inversor, MIFID refuerza tres principios básicos:

 

  • Actuar de forma honesta, imparcial y profesional, en el mejor interés de sus clientes.
  • Proporcionar información imparcial, clara y no engañosa a sus clientes.
  • Prestar servicios y ofrecer productos financieros teniendo en cuenta las circunstancias personales de los clientes, como experiencia conocimientos y cualificación.

 

 

¿A qué productos afecta MIFID?

 

Merece la pena resaltar que la normativa MIFID no afecta a todos los productos de inversión que las entidades financieras ofrecen a sus clientes, sino más bien, a otros productos o servicios que pueden ser considerados como más complicados a la hora de su contratación.

 

Alguno de los productos a los que no afecta la MIFID son las cuentas corrientes, las cuentas de ahorro, transacciones sencillas o planes de pensiones para jubilados.

 

Sí afectan a otros productos bancarios que pueden verse influidos por las variables del mercado financiero como accionesfondos de inversióndeudaseguros de cambio, entre otros. Distinguiéndose estos productos a su vez entre: productos no complejos y productos complejos.

 

Lo cierto es que la normativa debe ser efectiva con el total de los clientes sin importar el nivel de conocimiento que estos puedan tener en materia financiera.

 

Esta clasificación puede dividirse en:

 

  • Contrapartes elegibles: que se relacionan con la entidad y que poseen una mayor experiencia como puedan ser bancos, gestoras, aseguradoras o administraciones públicas.
  • Contrapartes profesionales: los que poseen una experiencia que les permita tomar sus propias decisiones con conocimiento, o contratar diversos servicios como fondos de inversión, acciones u otros productos similares.
  • Clientes minoristas: Es el grueso de los clientes financieros. Hablamos de clientes no cualificados en en productos de inversión financiera como pueden ser la mayoría de los profesionales que han contratado algún tipo de servicio con el banco.

Éstos poseen la mayor protección que garantiza la directiva MIFID II.

 

 

Asesoramiento financiero y normas MIFID

 

La regulación del asesoramiento financiero es otro de los objetivos que persigue la normativa MiFID. Estos servicios de asesoramiento financiero deben ser personales, con recomendaciones a usuarios que lleguen a la entidad bancaria en calidad de inversor o como agente de un inversor.

 

La prestación de estas recomendaciones personalizadas pueden solicitarse de parte de un cliente, por su propia petición, o por iniciativa de la empresa de inversión.

 

La recomendación por parte de un especialista debe ser conveniente para el usuario y puede brindarse en diversas acciones en las que desee solicitarse una inversión como compra, venta, suscripción, reembolso, mantenimiento de un instrumento financiero o cualquier otro derecho que devenga de la compra, venta, suscripción o reembolso de un instrumento financiero.

 

Según la normativa es crucial que las entidades financieras tengan constancia escrita del cumplimiento de de las obligaciones de la directiva MiFID. De esta forma, los clientes usarán su rúbrica en los procedimientos de inversión y contratación de activos regulados en ella.

Para Unicaja Banco S.A., titular de la página web, es importante  adaptarse a tus gustos y preferencias, para ello usamos cookies propias y de terceros, que recaban datos de conexión que pueden vincularse con tu usuario de registro y cuya finalidad es medir el volumen y la interacción de los usuarios en la página web, ayudar a mejorar el funcionamiento y los contenidos web, así como los servicios y productos ofrecidos elaborando perfiles de comportamiento, cuidando siempre de tu privacidad. Puedes elegir de manera  transparente la configuración que mejor se adapte a ti, sin que ello suponga ningún cambio en tu operatividad habitual.    

(solo te llevará unos minutos)