¿Qué son y cómo funcionan los fondos de inversión?

Pueden ser una buena inversión para ti. Conoce qué son y cómo funcionan.

Una duda muy común entre los usuarios de los servicios financieros es qué son y cómo funcionan los fondos de inversión. Si estás pensando en sacarle un mayor beneficio a tus ingresos apostando por un producto financiero de rentabilidad asegurada, te explicamos -de forma sencilla y sin complicaciones- las ventajas de contratar un fondo de inversión.

 

Para comenzar debes saber que la premisa de estos fondos es la de obtener rentabilidad por nuestros ahorros invirtiendo en instrumentos financieros tales como acciones, valores de renta fija, derivados, o un grupo de ambos.

 

Los fondos de inversión son una Institución de Inversión Colectiva (IIC) en la que participan varios inversionistas o ‘partícipes’ que invierten sus ahorros de forma conjunta en los citados instrumentos financieros.

 

Fácil, ¿verdad? Una de las características de los fondos de inversión, es que los partícipes no podrían optar a ciertos mercados de manera individual, mientras que sí pueden hacerlo a través de este producto bancario.

 

Aquí entra en juego la figura de la ‘sociedad gestora’, que es en la entidad en quienes estos partícipes “confían” sus ahorros para que obtenga una mayor rentabilidad diversificando los aportes y buscando las mejores oportunidades en el mercado financiero.

 

 

 

Cuáles son las comisiones de los fondos de inversión

 

La entidad gestora como prestataria de una serie de servicios profesionales cobra una serie de comisiones que deben estar debidamente explicadas en el folleto informativo del fondo que contratemos. Debemos tener en cuenta de que existen varios tipos de fondos de inversión como los fondos de renta fija o renta variable, con distintos perfiles de riesgo en los que pueden variar estas comisiones.

 

Las comisiones deben tener un límite regulado por ley y no podrán crearse sobrecostos dentro de las mismas. Las más comunes son las comisiones de gestión, que son las que cobran directamente estas gestoras por sus servicios, y las comisiones de depósito o custodia, que es la que cobran los depositarios del fondo por la administración y custodia de los diferentes instrumentos financieros que componen la cartera.

 

Otro tipo de comisiones de los fondos de inversión son las comisiones de suscripción, que cobra la gestora a cada partícipe del fondo colectivo y que se calcula como porcentaje del capital invertido; y las comisiones de reembolso, que cobra la gestora a la cada partícipe de la cartera cuando se deshace la inversión del fondo. Esta última puede darse por reembolso total, parcial o por traspaso.

 

 

Cómo funciona un fondo de inversión

 

Los fondos de inversión son un producto bancario ideal para que cualquier iniciado pueda comenzar a descubrir cómo gestionar su capital a través de una entidad depositaria encargada de invertir en instrumentos financieros.

 

No obstante, también existen en el mercado un buen número de inversores de gran tamaño que ya llevan años apostando por este tipo de instituciones de inversión colectiva. De este modo, es ideal también para cualquier tipo de inversor o empresa.

 

Como ya hemos comentado los principales actores dentro de los fondos de inversión son los partícipes (o socios que invierten en un fondo de inversión); la sociedad gestora, que será la encargada de gestionar los activos financieros de la cartera del fondo; y la entidad depositaria, que es la encargada de la custodia del patrimonio del fondo.

 

Antes de decidirnos por uno u otro tipo de fondo de inversión debemos preguntarnos cuáles son los adecuados para llegar a cabo una estrategia inversora a largo plazo para cubrir mis necesidades futuras.

 

Es importante dejarse asesorar por nuestros especialistas para identificar tus necesidades financieras. Los folletos informativos son claros y las metas que podemos alcanzar suelen estar bien definidas de antemano.

 

El funcionamiento es muy sencillo. El partícipe compra las participaciones de un fondo de inversión determinado a un precio al que llamamos valor liquidativo. Este valor surge de dividir el patrimonio del fondo entre el número de participaciones en circulación.

 

Los partícipes son libres de comprar y vender participaciones en cualquier momento. A las compras de participaciones se les llama suscripción, mientras que, a la venta de las mismas, se le conoce como reembolso. Así, el patrimonio de la cartera baja o sube en función de estas compra-ventas.

 

Es importante saber que existe un valor de mercado para estos activos y que dependiendo de las decisiones que se tomen a la hora de la compra o la venta, pueden darse resultados positivos o negativos en el patrimonio. El valor liquidativo del fondo tendrá oscilaciones al alza o la baja dependiendo de estas acciones.

Para Unicaja Banco S.A., titular de la página web, es importante  adaptarse a tus gustos y preferencias, para ello usamos cookies propias y de terceros, que recaban datos de conexión que pueden vincularse con tu usuario de registro y cuya finalidad es medir el volumen y la interacción de los usuarios en la página web, ayudar a mejorar el funcionamiento y los contenidos web, así como los servicios y productos ofrecidos elaborando perfiles de comportamiento, cuidando siempre de tu privacidad. Puedes elegir de manera  transparente la configuración que mejor se adapte a ti, sin que ello suponga ningún cambio en tu operatividad habitual.    

(solo te llevará unos minutos)