Cuántos números tiene una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito tienen muchos números, cada uno con una función diferente.

Cada vez que vamos a pagar con una tarjeta de crédito por internet es usual que requieran que identifiquemos una serie de números para proceder al pago. En más de una ocasión, seguramente, te has planteado cuántos números tiene una tarjeta de crédito y, sobre todo, para qué sirven cada uno de ellos.

 

Las tarjetas de crédito tienen una serie de números que no son aleatorios y presentan una sistematización. Las tarjetas son medios de transmisión de datos financieros a través de redes. Por ello se requiere de un soporte numérico codificado para organizar y estructurar perfectamente la información.

 

El número total de dígitos de una tarjeta es variable, pudiendo oscilar entre 13 y 18. Aunque las tarjetas más habituales tienen 16 dígitos. Las excepciones típicas son American Express que tiene 15 dígitos; Dinners Club, que oscila entre 14 y 15 dígitos. Si aún continúas con dudas, nosotros te explicamos dígito por dígito.

 

 

Cuántos números tiene una tarjeta de crédito: dígito por dígito

 

Desde 1989 la numeración de las tarjetas de crédito responde a una normativa internacional. En la norma ISO/IEC 7812-1:2006 se establece para qué sirve cada uno de los dígitos que se pueden encontrar en estas tarjetas y se identifica la posición de los mismos.

 

 

El primer número, el tipo de tarjeta

 

El primer número representa el tipo de tarjeta por rango de emisor. Una tarjeta emitida por una compañía petrolera comenzará por 7 y una tarjeta emitida por una aerolínea comenzará por 1. Las tarjetas VISA comienzan por 4; Las Mastercard tienen asignados los rangos entre 51 y 55 y las tarjetas Maestro comienzan con algunas de estas series 5018, 5020, 5038, 6304, 6759, 6761, 6763.

 

 

Los siete primeros números de la tarjeta de crédito

 

Junto con el primer dígito, los 6 restantes componen el denominado INN (Issuer Identification Number), el número de identificación de la tarjeta. Este se compone de un código privado que mezcla información sobre el tipo de emisor y la zona geográfica en la que se ha emitido la tarjeta. Por motivos de seguridad, los rangos completos de emisores y países son privados.

 

 

Los dígitos restantes

 

EA partir del séptimo dígito encontramos la información relativa al propio titular de la tarjeta. Estos números corresponden al código interno de la entidad para asociar la tarjeta al cliente, y responden a sus propios criterios de numeración. El número total de dígitos de una tarjeta es variable, pudiendo oscilar entre 13 y 18. Aunque las tarjetas más habituales tienen 16 dígitos.

 

El último dígito merece mención aparte. Su función es controlar que los demás dígitos de la tarjeta concuerden. Este dígito de control funciona a través del algoritmo de Luhn. Este algoritmo relaciona algebraicamente el resto de números para devolver el valor del dígito de control. Para las tarjetas, VISA, Maestro y Mastercard, el dígito de control se encuentra en la posición 16.  

 

No obstante, no todas las tarjetas tienen un dígito de control asociado. Por ejemplo, algunos tipos de tarjetas Dinners Club no tienen este elemento de seguridad. Las tarjetas emitidas por China mobipay no responden al algoritmo de Luhn.

 

 

Medidas adicionales de seguridad

 

La seguridad  de las tarjetas va más allá de esta serie de dígitos. Para completar la identificación y seguridad encontramos la fecha de caducidad. Este elemento es requerido a la hora de realizar una compra por internet o por otra vía telemática.

 

En el reverso de la tarjeta de crédito se sitúa el código CVC (Card Verification Code), también denominado CVV, CW2, CVC2 o incluso CID. Este código refuerza la seguridad de operar con una tarjeta de crédito o débito ya que sólo aparece en esta, por lo que su uso solo se puede llevar a cabo por el poseedor físico de la tarjeta.

Para Unicaja Banco S.A., titular de la página web, es importante  adaptarse a tus gustos y preferencias, para ello usamos cookies propias y de terceros, que recaban datos de conexión que pueden vincularse con tu usuario de registro y cuya finalidad es medir el volumen y la interacción de los usuarios en la página web, ayudar a mejorar el funcionamiento y los contenidos web, así como los servicios y productos ofrecidos elaborando perfiles de comportamiento, cuidando siempre de tu privacidad. Puedes elegir de manera  transparente la configuración que mejor se adapte a ti, sin que ello suponga ningún cambio en tu operatividad habitual.    

(solo te llevará unos minutos)